Cosas que haría de otra manera si volviera a disfrutar de la WHV

Sí, ya sabemos que una vez que conoces el resultado es más fácil tomar la decisión correcta. Que conste que no nos arrepentimos absolutamente de ninguna de las decisiones que hemos tomado desde nuestra llegada a Toronto pero debemos admitir que de haber conocido cierta información habrías hecho las cosas “de otra manera”.

Cuando vinimos a Toronto pensábamos que iba a resultar relativamente fácil (al menos más fácil de lo que ha sido) encontrar trabajo cualificado en nuestro campo. Llamadlo creencia popular o gente influenciada por el famoso “Españoles por el mundo” pero así lo creíamos. A ver, fácil no iba a ser, la profesión de Javi es una profesión regulada y pensábamos que como no tenía muy buen inglés, Marta lo iba a tener más fácil…y mira tú por dónde Javi terminó encontrando trabajo en su campo.

Primer error: yo estuve dos meses buscando trabajo cualificado sin suerte (y cuando hablamos de trabajo cualificado hay que tener en cuenta que yo soy de turismo así que muy cualificado no es!!!). Si volviera a empezar buscaría trabajo en una cafetería o tienda desde el día 1 (o en su defecto voluntariado a porrillo) y una vez que tuviera ingresos me pondría a buscar otra cosa… los primeros meses el dinero se escapa por todos lados.

Segundo error: ¡Cuántas cartas de presentación he enviado diciendo que estoy con la working! Muchísimo trabajo tirado a la basura… en general las empresas no quieren ni oír hablar de ese visado, porque saben que te tienes que ir en un año y no les interesa formarte para tan poco tiempo. En mi caso, una de mis compañeras me confesó al poco de empezar a trabajar que, de haberlo sabido, no me hubieran contratado.

También habría venido con la mentalidad del famoso networking, de ahí que sea tan importante hacer voluntariado en este país, porque la gente en seguida te pide tu teléfono (a mí me parecía muy brusco al principio la verdad) pero este país se basa en las conexiones y en el “a quién conoces” y gran parte de los empleos no llegan a salir de esos círculos. Me habría apuntado absolutamente a todo en lo que hubiese podido conocer a gente y le hubiese echado el morro que le echo ahora… Lo cierto es que en Canadá, aparte de la experiencia que supone tener que adaptarte a vivir en un país extranjero, se necesita un proceso de aprendizaje para entender cómo funcionan las relaciones sociales.

Hay que tener en cuenta que aquí los estudios y la experiencia que traes de tu casa valen de poco (si no ere un trabajador cualificado con alguna ingeniería) y si no tienes la famosa Canadian Experience (de la que tanto se habla aquí y tan poco oímos hablar en España) es posible que te toque empezar desde abajo de nuevo.

A todo esto, estamos hablando de las cosas que haríamos de diferente manera teniendo en cuenta que al día siguiente de llegar teníamos a una persona que nos enseñó el 90% de lo que sabemos/conocemos hoy de Toronto y nos aconsejó absolutamente sobre todo: dónde vivir, cómo buscar trabajo, Canadian resumés, cartas de presentación…

Como os decimos, no nos arrepentimos de nada, pero creemos que nuestra experiencia puede servir de consejo para aquellos que están preparando su viaje a Canadá con el mismo tipo de visado. Nos parece que, en general, todos venimos con las expectativas un poco altas y nos terminamos encontrando con la cruda realidad.

Agradeceríamos también que si alguien que ha venido con la working tiene algo que decir sobre su experiencia o quiere añadir algún consejo lo deje en los comentarios del post… creemos que toda ayuda es bienvenida!!!

Anuncios

Cambio de divisa

Estos primero días hemos tenido que hacer muchas cosas, como es lógico cuando te vas a quedar durante un año en una ciudad nueva para ti. Aunque parezca obvio, una de las tareas fue cambiar dinero.

Nosotros habíamos cambiado dinero en España, pero muy poquito, porque considerábamos que el cambio no nos beneficiaba en absoluto, así que pensamos en cambiar dinero una vez en Toronto. Ya sabéis, la pela es la pela.

Un amigo nos comentó que el mejor lugar para cambiar dinero en Toronto estaba en Chinatown y se llamaba “Goldium”, así que allí que nos fuimos. Aquí tenéis el resultado:

Para que os hagáis una idea, en España se quedaban con 10 céntimos por cada euro cambiado, es decir, una comisión “bajo manga” de un 10%. En Chinatown sólo se quedaban con 2 céntimos y ni enseñar pasaporte, ni fecha de caducidad del mismo ni nada, pasabas los euros por la ventanilla y te los devolvían en dólares canadienses.

En comparación con otros establecimientos de cambio que hemos encontrado en la ciudad esta gana por goleada, ya que los demás se quedan con 2 o 3 céntimos más por euro. Desconocemos si esta “empresa” tiene más oficinas de cambio en otras ciudades de Canadá, pero para Toronto es el mejor cambio de divisa sin duda alguna.


Los preparativos del viaje: Documentación académica

Estos primeros posts los estamos escribiendo desde España, a pesar del nombre del blog aún no estamos en Canadá. Sin embargo, nos ha parecido interesante y oportuno escribir algún post sobre los preparativos que estamos realizando para poder aprovechar al máximo nuestra experiencia en Canadá.

A los dos nos gustaría trabajar en algo relacionado con nuestros estudios universitarios. En el caso del turismo, no hay mucho problema puesto que la experiencia prima por encima de la titulación y no se trata de profesiones reguladas como tal. Sin embargo, en el caso de los ingenieros civiles, esta profesión sí que se encuentra regulada y es necesario inscribirse en un colegio profesional para poder ejercer.

Esto de tener que registrarse implica que hay que llevar documentación académica de la universidad española para poder demostrar cuáles son tus conocimientos y que dicha documentación esté debidamente legalizada para que pueda ser reconocida por un país extranjero. Este es el proceso que hemos tenido que llevar a cabo nosotros:

Primero: acudir departamento por departamento de cada asignatura de la carrera universitaria para solicitar un plan de estudios con el sello correspondiente (en algunos casos la secretaría se encarga de realizar todo el papeleo). Una vez que se tienen todos los planes hay que numerar todas las páginas y llevarlos a secretaría para que hagan un papel que diga que esa información es verídica y de cuántas páginas consta. Ese papel se coloca el primero y todos los planes detrás, y se encuaderna.

A su vez hay que solicitar un certificado académico con el pago de la tasa correspondiente (por ser papel timbrado) en el que aparecerán todas las asignaturas cursadas con la calificación obtenida.

Segundo: Una vez que se tiene el título, el certificado académico y los planes de estudio numerados y encuadernados, se lleva todo al Ministerio de Educación en Madrid. Si uno no puede acudir en persona y dispone de tiempo, se pueden enviar a través de las Subdelegaciones del Gobierno en otras ciudades. Nosotros lo hicimos con los planes de estudio, pero nos dio miedo que nos perdieran los títulos así que eso lo hicimos en persona.

Tercero: si el país al que queréis presentar vuestros estudios forma parte de los países que reconocen la Apostilla de la Haya, toda esa documentación habrá que presentarla en el Ministerio de Justicia, para obtener el sello correspondiente. Si por el contrario, no reconoce la Apostilla de la Haya, como es el caso de Canadá, habrá que presentarlos en el Ministerio de Exteriores. Todos estos trámites se pueden hacer a través de la subdelegación pero tardarán entre dos y tres meses. Además, en el Ministerio de Educación no hace falta cita previa pero en el de Exteriores sí y hay que solicitarlo con 15 días de antelación.

Cuarto: Para aquellas profesiones que tengan posibilidad de colegiarse en un colegio profesional en España, hay que solicitar en el mismo un Certificado de Habilitación Profesional (muchos lo tienen ya preparado en inglés). En el caso de Canadá no es necesario, pero otros países (Chile por ejemplo) pueden incluso solicitar que dicho certificado lleve un sello de una notaría concreta de Madrid.

Quinto: En último lugar habría que llevar toda la documentación preparada anteriormente a la embajada en España del país que corresponda, para que acrediten que los documentos están legalizados. Nosotros este paso no lo hemos hecho, porque hasta donde hemos podido averiguar no era necesario, pero sabemos que en el caso de Chile sí que lo es y que además se cobra una tasa por cada documento legalizado en la embajada.

Sexto: es más que posible que haya que traducir toda esta información al inglés, así que a llenarse de paciencia y a trabajar y desear que cuando llegues al país no pongan pegas a ninguno de los documentos.

Nosotros hemos realizado todos estos trámites porque, aunque en Canadá es imposible convalidar titulaciones universitarias, éste suele ser el proceso habitual de convalidación con otros países, de hecho conocemos el caso de Chile porque tenemos amigos que han tenido que realizar este mismo proceso para ese país.

Los tres primeros pasos los hemos realizado ambos, en el caso de turismo sólo por si acaso. Para las profesiones reguladas sí que es necesario realizar todos los pasos y por lo que tenemos entendido, es la documentación que nos va a solicitar el colegio de ingenieros de allí para poder ejercer.

Cuando hayamos llegado os contaremos cuál ha sido nuestra experiencia a la hora de presentar la documentación y si es necesario preparar algún papel más. Esperamos que os haya parecido útil!!!


Working Holiday Visa

Sí, Working Holiday Visa, ese es el nombre del visado que nos lleva durante un año a Canadá. Se trata de un visado especial emitido por el gobierno canadiense mediante el cual se permite a la persona a la que se le ha concedido residir durante un año en Canadá, tanto para estar de vacaciones como para trabajar, de ahí su nombre.

Si una persona quiere entrar como turista en Canadá, ésta puede residir durante seis meses en el país, pero no tiene permiso de trabajo, esa es la clave de este visado especial, que se trata de un permiso de trabajo de un año de duración.

El gobierno canadiense tiene un convenio con otros países por el cual convoca (una vez al año en el caso de España) estos visados para que los jóvenes de otras partes del mundo puedan entrar en el país y viajar por el mismo, pero como entienden que estar de turista durante un año no es algo que se pueda permitir mucha gente, permiten trabajar para poder costearte la estancia.

Se suele convocar un número de plazas limitado, este año han sido 750, un número bastante elevado que se agotó en apenas una semana. Nosotros hemos sido dos de las 750 personas que podrán disfrutar de este visado y nos sentimos muy afortunados la verdad!!!

Como os digo, el visado tiene una vigencia máxima de un año, cuando pase ese año hay que abandonar el país. Somos muchos lo que partimos queriendo quedarnos allí durante más tiempo, pero no es fácil, en este post podéis encontrar más información sobre ello, relatada por una de las personas que disfrutó del mismo visado en una de las convocatorias anteriores. Ya os iremos contando cuál ha sido nuestra experiencia al respecto.

En esta web podéis encontrar toda la información relativa al proceso para solicitarlo y cuáles son los requisitos que se deben cumplir, que básicamente son:

  1. Ser ciudadano español y residir habitualmente en España;
  2. Tener entre 18 y 35 años (ambos inclusive);
  3. Disponer del equivalente a $2,500 dólares canadienses para cubrir tus necesidades al comienzo de tu estancia – en el momento de entrada a Canadá, puede que tengas que demostrar que dispones de esos fondos;
  4. Tener la capacidad de contratar, antes de entrar en Canadá, un seguro médico cuya vigencia abarque todo el período de tu estancia—en el momento de entrada a Canadá, puede que tengas que demostrar que has contratado este seguro;
  5. Pagar la tasa de inscripción en el programa, que es el equivalente en euros de $150 dólares canadienses;

La verdad es que se trata de una oportunidad única para conocer otro país y otras culturas y si además se adquiere experiencia profesional mejor que mejor. Teniendo en cuenta cuál es la situación laboral de muchos jóvenes en España este visado es una buena manera de salir durante un año a trabajar en el extranjero, como ha sido nuestro caso.