Cambio de estatus

Hola hola!!! Cuánto tiempo sin saber de nuestra vida eh? No, no hemos dejado de escribir en el blog porque nos hayamos vuelto a España, la razón es que nuestra situación ha cambiado desde hace un par de meses y apenas hemos tenido tiempo para publicar. Pero aquí seguimos!!

Como sabréis la Working Holiday Visa se nos acababa a finales de septiembre (ufff cómo pasa el tiempo!!!)  y en vista de que ninguno de los dos tenía posibilidades de esponsorización, empezamos a barajar cuáles eran nuestras posibilidades de quedarnos en el país durante más tiempo.

La idea principal era poder quedarnos lo dos pero la situación era la siguiente:

  • Javi podía optar a la Young Professionals pero eso le ligaba a su empresa de trabajo actual y si la empresa decide rescindirte el contrato en cualquier momento, tienes que abandonar el país.
  • Marta no tenía mucha confianza en que pudiera optar a la Young Professionals porque su único trabajo había sido la tienda, que sería para lo que podría pedir este visado, y no siendo cualificado había pocas posibilidades de que se lo concedieran.  Así que solo podría estar como turista.

Después de darle muchas vueltas y comernos la cabeza día sí y día también, decidimos (a mediados de abril) que lo mejor era que uno de los dos estudiara en un College (que es más barato que la universidad) y el otro podría optar a un visado de trabajo abierto por ser common-law (pareja de hecho) durante el tiempo de estudio del primero. Como Javi tenia trabajo cualificado, a Marta le ha tocado volver a estudiar… como si no se hubiera pasado toda la vida estudiando!!! ;))))

Así que ahora Marta es una estudiante de nuevo, con visado de estudiante vaya, y está metida de lleno en un posgrado de un año en el Centennial College concretamente en un programa llamado Culture and Heritage Site Management que no le deja tiempo para nada, ni para escribir posts.

Como os podréis imaginar, esta súper idea nos ha costado sangre, sudor y lágrimas y no ha sido barata precisamente. Los estudiantes internacionales pagan el doble de lo que paga un nacional pero hasta ahora ha merecido la pena cada dólar invertido.

Tuvimos que tramitar todos los visados con la oficina de París, que es la que nos corresponde por nacionalidad, y hubo que hacerlo con suficiente antelación. Si solicitas un visado de estudiante individual en dos meses tienes respuesta, pero al solicitarlo con un visado de trabajo abierto para otra persona tardó un poco más. Enviamos toda la documentación por correo a París y unos meses más tarde recibimos los emails (que tanta alegría dan) con los visados aprobados.

Ya que estábamos con la Working, tuvimos que cambiar el visado a finales de agosto para que Marta empezara el curso con el nuevo visado de estudiante. Fuimos a las Cataratas del Niágara, cruzamos el puente que une la zona canadiense con la zona americana a pie, entramos en EEUU con la idea de ver las cataratas desde el lado americano y volvimos a Canadá por el mismo puente y activamos los nuevos visados. Y de paso visitamos las Cataratas que no lo habíamos hecho aún!!!

Marta empezaba las clases el 3 de septiembre así que apuramos hasta el último día para cambiar el visado. Cruzamos el 31 de agosto e hicimos bien esperando tanto porque aunque a los estudiantes les suelen dar un study permit válido hasta 3 meses después de la finalización de los estudios, a Javi sólo le podían dar legalmente un año de open work permit, así que a Marta le ha caído sólo un año de study permit, ya que nuestros visados van unidos.

Resumiendo: tenemos visado hasta el 30 de agosto de 2014 por lo que nos espera un nuevo invierno en Canadá y ya veremos que nos depara este nuevo año. De momento las cosas sólo han ido a mejor así que, sin duda, este nuevo año promete!!!

Gracias por seguir ahí!!!

Anuncios

Cosas que haría de otra manera si volviera a disfrutar de la WHV

Sí, ya sabemos que una vez que conoces el resultado es más fácil tomar la decisión correcta. Que conste que no nos arrepentimos absolutamente de ninguna de las decisiones que hemos tomado desde nuestra llegada a Toronto pero debemos admitir que de haber conocido cierta información habrías hecho las cosas “de otra manera”.

Cuando vinimos a Toronto pensábamos que iba a resultar relativamente fácil (al menos más fácil de lo que ha sido) encontrar trabajo cualificado en nuestro campo. Llamadlo creencia popular o gente influenciada por el famoso “Españoles por el mundo” pero así lo creíamos. A ver, fácil no iba a ser, la profesión de Javi es una profesión regulada y pensábamos que como no tenía muy buen inglés, Marta lo iba a tener más fácil…y mira tú por dónde Javi terminó encontrando trabajo en su campo.

Primer error: yo estuve dos meses buscando trabajo cualificado sin suerte (y cuando hablamos de trabajo cualificado hay que tener en cuenta que yo soy de turismo así que muy cualificado no es!!!). Si volviera a empezar buscaría trabajo en una cafetería o tienda desde el día 1 (o en su defecto voluntariado a porrillo) y una vez que tuviera ingresos me pondría a buscar otra cosa… los primeros meses el dinero se escapa por todos lados.

Segundo error: ¡Cuántas cartas de presentación he enviado diciendo que estoy con la working! Muchísimo trabajo tirado a la basura… en general las empresas no quieren ni oír hablar de ese visado, porque saben que te tienes que ir en un año y no les interesa formarte para tan poco tiempo. En mi caso, una de mis compañeras me confesó al poco de empezar a trabajar que, de haberlo sabido, no me hubieran contratado.

También habría venido con la mentalidad del famoso networking, de ahí que sea tan importante hacer voluntariado en este país, porque la gente en seguida te pide tu teléfono (a mí me parecía muy brusco al principio la verdad) pero este país se basa en las conexiones y en el “a quién conoces” y gran parte de los empleos no llegan a salir de esos círculos. Me habría apuntado absolutamente a todo en lo que hubiese podido conocer a gente y le hubiese echado el morro que le echo ahora… Lo cierto es que en Canadá, aparte de la experiencia que supone tener que adaptarte a vivir en un país extranjero, se necesita un proceso de aprendizaje para entender cómo funcionan las relaciones sociales.

Hay que tener en cuenta que aquí los estudios y la experiencia que traes de tu casa valen de poco (si no ere un trabajador cualificado con alguna ingeniería) y si no tienes la famosa Canadian Experience (de la que tanto se habla aquí y tan poco oímos hablar en España) es posible que te toque empezar desde abajo de nuevo.

A todo esto, estamos hablando de las cosas que haríamos de diferente manera teniendo en cuenta que al día siguiente de llegar teníamos a una persona que nos enseñó el 90% de lo que sabemos/conocemos hoy de Toronto y nos aconsejó absolutamente sobre todo: dónde vivir, cómo buscar trabajo, Canadian resumés, cartas de presentación…

Como os decimos, no nos arrepentimos de nada, pero creemos que nuestra experiencia puede servir de consejo para aquellos que están preparando su viaje a Canadá con el mismo tipo de visado. Nos parece que, en general, todos venimos con las expectativas un poco altas y nos terminamos encontrando con la cruda realidad.

Agradeceríamos también que si alguien que ha venido con la working tiene algo que decir sobre su experiencia o quiere añadir algún consejo lo deje en los comentarios del post… creemos que toda ayuda es bienvenida!!!


Balance de los primeros 6 meses en Toronto

Parece mentira pero ya han pasado seis meses desde que llegamos a Toronto!!! Cómo pasa el tiempo, casi ni nos hemos dado cuenta!!

Sabemos que hemos estado muy callados últimamente y por eso hemos pensado en escribir un post haciendo balance de estos seis meses. Además, tenemos buenas noticias así que todo a su debido tiempo.

En lo que al tiempo se refiere, parece que el invierno se resiste a marcharse. Este fin de semana sí que ha sido 100% primaveral, pero hemos vuelto a cero grados en dos días. Qué ganas tenemos de que luzca el sol de continuo!!

canadayaestamosaqui_toronto_canada_balance canadayaestamosaqui_toronto_canada_balance_2

En lo que sí que hemos avanzado ha sido en el campo profesional: aunque Marta sigue en la tienda (qué le vamos a hacer)…….. Javi está trabajando desde ayer como Ingeniero Civil!!! En una semana se han precipitado los acontecimientos y por fin ha llegado!!! Por lo menos uno de los dos ha conseguido trabajo cualificado en su campo!!! Bieeeennnnnnnn!!!!

Pensábamos que no iba a llegar nunca… Marta había conocido a otros españoles en la tienda y todos decían que ánimo, que al final encuentras trabajo cualificado. Hay gente que, por diferentes motivos, encuentra un buen puesto de trabajo en poco tiempo pero nosotros hemos tenido que movernos muchísimo para conseguirlo después de 6 meses. Ya iremos contando cómo va… ahora sí que Javi se va a divertir!!!  😉

De momento el contrato es para 6 meses, que es el tiempo que nos queda de visado, pero hay posibilidades para quedarnos en el país. El tiempo dirá…

Económicamente estamos recuperando la inversión que realizamos. La Working Holiday Visa está pensada para trabajar y viajar pero nosotros nos la hemos planteado de otra manera: ahora que tenemos visado hay que trabajar todo lo que se pueda y ahorrar ya que, si no conseguimos quedarnos en el país, ya habrá tiempo para estar como turistas y conocer otros lugares de Canadá.

A Marta le hubiese gustado haber hecho más voluntariado ya que para trabajar en los museos (y en casi todo en general) el voluntariado se valora mucho. Sin embargo, trabajando más de 40 horas semanales es difícil y algunos museos piden un compromiso de tres años. Habrá que volver a estudiar las posibilidades.

En cuanto a la vida diaria ya estamos casi totalmente integrados con el funcionamiento de la ciudad, transporte y demás. Intentamos disfrutarla al máximo, aunque el trabajo no nos deje mucho tiempo.

La verdad es que sólo podemos decir que hasta ahora todo ha sido positivo. Y esto lo pensábamos antes de que Javi encontrara el trabajo. Como para casi cualquier emigrante, siempre hay momentos buenos y momentos menos buenos (mucha frustración personal) pero para nosotros la experiencia ya ha merecido la pena. Hemos conocido gente de otras culturas y eso siempre es enriquecedor. Y eso que aún nos quedan los 6 mejores meses!!!

Veremos qué nos depara el futuro…


La telefonía móvil en Canadá

¿Qué es lo primero que necesita uno cuando se va a buscar trabajo a otro país? Un número de teléfono en el que le puedan localizar ;)!!!!

Para realizar este trámite tenemos dos opciones: traernos un móvil libre (o liberado) de nuestro país de origen o comprarnos un móvil en el país de destino (en este caso Canadá) para insertar una tarjeta SIM local. Como os explicaremos a continuación las dos opciones tienen sus pros y sus contras.

En el caso del móvil libre del país de origen, si sólo se quiere que el terminal pueda emitir y recibir llamadas, con que éste sea cuatribanda es suficiente, puesto que permite que el móvil reconozca todas las bandas de frecuencia de casi todos los países del mundo. Eso sí, traed el manual de instrucciones porque hay que configurarlo para las redes de telefonía canadienses, sobre todo para poder mandar y recibir mensajes de texto (los problemas vienen con el número del centro de mensajes).

Si por el contrario queremos utilizar internet en nuestro móvil, hay que asegurarse de que éste reconoce las diferentes bandas (distintas de las de llamada) del país al que vamos. Si es un superphone casi seguro que las reconoce todas pero si es un Smartphone aseguraos bien consultando las especificaciones técnicas, porque la banda de Europa no es la misma que la de Canadá.

En Canadá hay multitud de compañías de telefonía móvil, el problema es que muchas operan en bandas poco utilizadas. Por ejemplo, sólo cinco compañías ofrecen los diferentes modelos de Iphone (Bell, Telus, Fido y Rogers y ahora también Koodo).

Nosotros trajimos dos móviles cuatribanda libres de España, pero uno no terminaba de funcionar bien y el otro no lográbamos configurarlo para recibir y enviar mensajes de texto así que optamos por la segunda opción y compramos un teléfono aquí. Lo hicimos con la compañía Fido, pensando en poder liberar el Iphone español de Marta en un futuro y poder hacer uso del servicio de internet móvil.

Compramos uno super barato y para lo que nos hacía falta, enviar y recibir llamadas, ha sido suficiente. El inconveniente de este terminal es que, si lo liberáramos, no funcionaría en otro país (igual en Estados Unidos sí) y no sólo con el nuestro, si hubiéramos optado por un Smartphone de gama media-baja y quisiéramos liberarlo después éste tampoco habría funcionado puesto que es posible que no reconociera las bandas de frecuencia de otros países.

Curiosamente, en este país es muy difícil encontrar teléfonos libres (el Iphone sí, obviamente) así que lo más habitual es comprarlos “capados” por alguna compañía y llevarlos a un puesto de liberalización de móviles que hay en todos los centros comerciales.

En cuanto a las tarifas, hay que hacerse un máster y ver cuál nos conviene más en función de nuestras necesidades, eso es otra odisea 😉 .  Al igual que en España, hay opciones de prepago y contrato (con permanencia o sin ella), pero sí que hay algunas cosas que hay que tener en cuenta en casi todas las compañías:

  • En Canadá se paga por llamar y por recibir llamadas, hay que tener cuidado con el tipo de plan que se contrata porque si no incluye la recepción de llamadas nos puede costar un ojo de la cara.
  • El plan que contratemos seguramente incluirá las llamadas a nivel local, es decir, dentro de la ciudad y su zona de influencia, pero no incluirá las llamadas long-distance o Canada-wide, para llamar a otras provincias o fuera de tu área urbana.

Para llamar a otras provincias los supermercados venden tarjetas de prepago de todos los colores, tamaños y precios posibles y hay un montón de cabinas en todas las paradas de metro y centros comerciales (al menos en Toronto). Nosotros de momento funcionamos así, con una tarjeta telefónica (de esas en las que introduces un código en la cabina) y un teléfono móvil.

Esperamos que este post haya sido de alguna ayuda para aquellos que vayan a visitar el país en breve, no sólo por motivos laborales sino también turísticos. No somos profesionales de este tema (y de hecho cualquier aclaración o corrección es bienvenida) pero hemos pensado que nuestras investigaciones podrían ser de utilidad para alguien más. Al fin y al cabo a todos nos gusta estar comunicados!!!


Trabajar en Canadá

Llevamos ya unos días pensando en escribir un post acerca de este tema, sobre todo a raíz de esta noticia en la que Canadá pedía un montón de trabajadores de cualificación media para trabajar en la construcción.

Antes que nada, aprovechamos el que haya aparecido esa noticia para comunicar oficialmente que ya tenemos trabajo!! Y los dos!! Bieeeeeeeeeeeeennnnnnnnnnnnn!!!! Javi está en la conocidísima cadena de cafeterías Tim Hortons y yo en una tienda de ropa traída de china donde todos los empleados (excepto yo) son chinos.

No os vamos a engañar, estamos muy contentos, y más sabiendo que se acercaba el invierno y que todo se para de forma radical así que haber encontrado el trabajo a principios de diciembre está muy bien. Pensábamos que no iba a llegar… Eso sí, como podéis ver, se trata de trabajos no cualificados, donde nuestra experiencia profesional anterior no sirve de nada. De hecho, en Canadá, la experiencia que tu traigas de tu país vale muy poco, si no tienes la denominada Canadian experience lo tienes muy difícil, aunque siempre hay excepciones y personas muy especializadas en ciertos campos pueden encontrar un buen puesto de trabajo.

No ha sido nuestro caso. Yo, Marta, habré enviado unos 50 curriculums a diferentes ofertas donde cumplía los requisitos al 100% y nadie ha llamado para concertar una entrevista. En un último intento desesperado entregué el curriculum en la tienda en la que estoy y no creo que lo hayan leído, les hacía falta una persona y me tocó a mí.

En el caso de Javi, él sabía que las contrataciones para el sector de la construcción se pararían durante el invierno y, cómo hace falta dinero para vivir, optó por seguir mejorando el inglés mientras trabajaba. Ya veremos qué pasa en primavera…

Con todo esto lo que queremos decir es que hay que tener mucho cuidado con las noticias y saber cuál es la situación real del país, leer la letra pequeña de la noticia. Nosotros, teniendo ya un visado de trabajo (Working Holiday Visa), que no es poco para este país, estamos realizando trabajos no cualificados o sea que una persona que no tenga visado no tiene ninguna oportunidad de trabajar aquí y no os podéis imaginar los gastos que supone venir y estar dos meses sin trabajar…

Personalmente, debo admitir que pensaba que iba a ser más fácil encontrar un buen puesto de trabajo, sobre todo para una persona con mi experiencia, siempre centrada en el trato con turistas y visitantes. No porque tenga mucha experiencia, sino porque puedes trabajar en cualquier puesto relacionado con el trato directo con los clientes. Pues se ha hecho de rogar…

Pero bueno, que una vez que hemos dado este primer paso esperamos que las cosas vayan mejorando y podamos ir avanzando profesionalmente y ya veremos si hay oportunidades de cambio dentro de unos meses.

Marta y Javi


Obtener el Social Insurance Number de Canadá

Lo bueno de tener un visado legal de trabajo es que te permite obtener el SIN number o número de la seguridad social para que las empresas puedan contratarte. Este número se consigue en las oficinas de Service Canada establecidas para ello y que podéis consultar aquí.

El principal problema de este trámite es que hace falta una dirección de correo postal fija, ya que aunque el número te lo dan en el momento,  la tarjeta te la envían a casa. La tarjeta tarda en llegar entre 10 y 15 días hábiles y la dirección del hotel y o la del hostel no vale (además de que es posible que ya no estés allí!!!)

En la embajada de Madrid nos dijeron que la tarjeta se podía recoger en la misma oficina: pues bien, esto NO es posible. Para que veáis que lo intentamos, fuimos a dos oficinas diferentes donde podíamos realizar el trámite y las dos nos dijeron exactamente lo mismo, que la tarjeta no la envían ellos, sino que se envía desde una oficina central a la dirección del titular.

Una vez que tenemos dirección (nosotros tuvimos que poner la de un amigo porque todavía no teníamos piso), durante el trámite te hacen una serie de preguntas sobre los datos de tus familiares y, la que más gracia nos hizo, si tienes hermanos gemelos. Suponemos que para que no pueda suplantar tu identidad….;))))

Y ya está, en 30 minutos te vas con tu número y a esperar a que llegue la tarjeta… y mientras tanto ya puedes ir buscando trabajo, que es de lo que se trata.

Dos semanas más tarde…

Ya tenemos nuestra tarjeta!! Pensábamos que tendríamos que ir a cambiar la dirección a la oficina otra vez y poner la actual, sin embargo, cuando recibimos la tarjeta la semana pasada, nos acercamos a la oficina y nos dijeron que no, que la tarjeta no va unida a ningún tipo de dirección, simplemente necesitan un primer domicilio para hacértela llegar, pero nada más.

Así que el trámite ya está hecho, la tarjeta lleva una fecha de caducidad ligada a la duración del visado, y si nuestra situación “legal” en Canadá cambiara habría que ir a modificarlo a la oficina de nuevo para que nos enviaran una tarjeta nueva.

Resumiendo, que es un trámite fácil de realizar si tienes visado de trabajo con el único problema de la dirección postal.

Esperamos que os haya sido de ayuda!!!


Working Holiday Visa

Sí, Working Holiday Visa, ese es el nombre del visado que nos lleva durante un año a Canadá. Se trata de un visado especial emitido por el gobierno canadiense mediante el cual se permite a la persona a la que se le ha concedido residir durante un año en Canadá, tanto para estar de vacaciones como para trabajar, de ahí su nombre.

Si una persona quiere entrar como turista en Canadá, ésta puede residir durante seis meses en el país, pero no tiene permiso de trabajo, esa es la clave de este visado especial, que se trata de un permiso de trabajo de un año de duración.

El gobierno canadiense tiene un convenio con otros países por el cual convoca (una vez al año en el caso de España) estos visados para que los jóvenes de otras partes del mundo puedan entrar en el país y viajar por el mismo, pero como entienden que estar de turista durante un año no es algo que se pueda permitir mucha gente, permiten trabajar para poder costearte la estancia.

Se suele convocar un número de plazas limitado, este año han sido 750, un número bastante elevado que se agotó en apenas una semana. Nosotros hemos sido dos de las 750 personas que podrán disfrutar de este visado y nos sentimos muy afortunados la verdad!!!

Como os digo, el visado tiene una vigencia máxima de un año, cuando pase ese año hay que abandonar el país. Somos muchos lo que partimos queriendo quedarnos allí durante más tiempo, pero no es fácil, en este post podéis encontrar más información sobre ello, relatada por una de las personas que disfrutó del mismo visado en una de las convocatorias anteriores. Ya os iremos contando cuál ha sido nuestra experiencia al respecto.

En esta web podéis encontrar toda la información relativa al proceso para solicitarlo y cuáles son los requisitos que se deben cumplir, que básicamente son:

  1. Ser ciudadano español y residir habitualmente en España;
  2. Tener entre 18 y 35 años (ambos inclusive);
  3. Disponer del equivalente a $2,500 dólares canadienses para cubrir tus necesidades al comienzo de tu estancia – en el momento de entrada a Canadá, puede que tengas que demostrar que dispones de esos fondos;
  4. Tener la capacidad de contratar, antes de entrar en Canadá, un seguro médico cuya vigencia abarque todo el período de tu estancia—en el momento de entrada a Canadá, puede que tengas que demostrar que has contratado este seguro;
  5. Pagar la tasa de inscripción en el programa, que es el equivalente en euros de $150 dólares canadienses;

La verdad es que se trata de una oportunidad única para conocer otro país y otras culturas y si además se adquiere experiencia profesional mejor que mejor. Teniendo en cuenta cuál es la situación laboral de muchos jóvenes en España este visado es una buena manera de salir durante un año a trabajar en el extranjero, como ha sido nuestro caso.